Diario La Grada | Domingo, 24 de junio de 2018

18:46 h. vuelven a reivindicarse con una buena versión

Las dos caras de un Espanyol bipolar

Es tan capaz de ganar a los grandes como de dar pena ante los de descenso

03/03/2018

El Espanyol volvió a confirmar su bipolaridad con un importante triunfo ante el Real Madrid. Cuando peor estaba, con siete partidos sin ganar y unas pésimas sensaciones en los últimos tres partidos, volvió a reivindicarse con su mejor versión. En un curso decepcionante, en el que está mostrando una irregularidad preocupante, encontramos resultados históricos que han traídos momentos de euforia. Unos triunfos que demuestran que con actitud e intensidad está muy vivo.
La victoria ante el conjunto de Zidane no fue una casualidad, ya que este año ya habían ganado al Atlético y al Barça (a los azulgranas en Copa). Había que remontarse hasta la temporada 80-81 para encontrar un Espanyol que se impusiera a los tres grandes en un mismo curso.

Asignatura aprobada
Ha superado el problema del año pasado cuando era incapaz de hacerles daño. Contra los siete conjuntos que acabaron por delante del Espanyol en el primer año de Quique, solo se lograron siete puntos sobre 42. Únicamente vencieron al Sevilla en el RCDE Stadium, y empataron ante Atlético en el Calderón, Real Sociedad en Anoeta, y Villarreal y Athletic en Cornellà.
En este curso ya ha sumado siete puntos ante los tres primeros clasificados, y ante los otros cuatro que quedaron en la 2016-17 por delante han empatado los dos partidos ante el Villarreal, contra el Athletic de local, y contra la Real Sociedad y Sevilla, a domicilio. Solo han caído de los grandes ante el Barça y Real Madrid fuera de casa y contra el Sevilla en Cornellà. Quique Sánchez Flores había manifestado que al equipo estaba aún en inferioridad de condiciones para competir ante los mejores. Pues este curso está demostrando que si se lo propone puede plantarle cara a cualquiera.

Atascados ante los ‘inferiores’
Si en los partidos ante los de arriba está mostrando su mejor cara, no se puede decir lo mismo contra los rivales de igual o inferior nivel. Los buenos resultados ante los conjuntos de media tabla para abajo fueron clave el año pasado para alcanzar la octava plaza con 56 puntos. El Espanyol fue muy solvente ante estos rivales, ya que en sus duelos contra los últimos diez clasificados sumó 41 puntos, perdiendo solo tres partidos de los 20 que se disputaron. No cayó derrotado ante ninguno de los siete últimos, logrando como mínimo una victoria ante cada uno, y a cuatro de ellos les derrotó dos veces. Pero en la campaña actual estos registros son muy diferentes. De momento, ante los rivales que actualmente ocupan las últimas siete posiciones de la tabla, el Espanyol ya ha perdido tres de los nueve partidos que se han disputado y solo ha logrado dos victorias, ante el Deportivo en Cornellà y contra el colista Málaga en La Rosaleda. Le está costando sacar estos duelos. Muy pocos puntos que han restado posibilidades de repetir una liga como la anterior.
Por otro lado, contra los contrincantes que estuvieron en la otra parte de la tabla (entre los diez primeros) solo sacaron 15 puntos de 54, es decir, el 27% de los disputados. Ante estos rivales de más nivel solo se logró la victoria contra el Sevilla y en los dos encuentros con el Alavés. En la presente campaña, en los 13 partidos que ya han disputado contra los diez primeros clasificados, ya suman más puntos que el año pasado, en principio, gracias a sus buenos marcadores ante los tres primeros clasificados. Ya llevan 16 puntos sobre 39 al haber ganado a Atlético de Madrid, Real Madrid, Betis y Getafe.
En definitiva, la trayectoria en el presente curso es claramente bipolar, ya que el equipo es tan capaz de dar pena ante rivales de la zona de descenso como de imponerse a los grandes de la liga.