Diario La Grada | Domingo, 25 de febrero de 2018

20:04 h. El ‘Pirata’ reprocha la actitud del central culé en el RCDE Stadium

“Cuando hay una provocación, no puedes pedir respeto”

Granero dijo que no quiere entrar en el juego de Piqué, porque “nosotros respetamos al rival”

Jose S. González 04/02/2018

Las provocaciones de Gerard Piqué también han tenido su respuesta desde el vestuario del Espanyol. Aunque muy comedido y respetuoso, Esteban Granero también se mostró contundente contras el gesto del central culé. El madrileño dijo que “cuando hay una provocación luego no puedes pedir respeto”. Sobre los insultos que dijo recibir Piqué, el centrocampista perico apuntó que en el partido de ayer la secuencia de los hechos fue diferente a lo que explicó el blaugrana: “Creo que ha sido al revés, primero ha sido el gesto y luego la gente se ha enfadado”.

Granero también defendió a la afición perica, asegurando que generalmente es respetuosa, “incluso con jugadores del Barça”. Puso el ejemplo de Andrés Iniesta, sobre el cual recordó que “lo aplauden en muchos campos y será por algo”. Todavía sobre la celebración del tanto de Piqué, el ‘Pirata’ reconoció que pudo hacer aumentar la tensión en un partido que “antes de eso ha sido un partido modélico, competido, pero muy limpio”. Y también marcó distancias con la actitud de Piqué al asegurar que “no vamos a entrenar a ese juego, en esas provocaciones. Respetamos al rival y no hacemos este tipo de cosas”.

El centrocampista tampoco dejó pasar la ocasión para comentar las palabras de Piqué sobre el Espanyol y Cornellà con una respuesta ejemplar: “Somos el Espanyol de Barcelona y también el de Cornellà, Mataró…, nosotros no discriminamos entre una ciudad obrera y otra como Barcelona. Para nosotros todos los lugares son meritorios de que el Espanyol les pertenezca. Es nuestra filosofía y cada uno que tenga las suyas. Respondo de mis actos y los de mis compañeros, que son ejemplares”.

El ‘Pirata’, que ayer jugó de titular, cree que el Espanyol hizo un partido “bueno”, pero reconoció que se quedó un poco “con la espina” porque los tres puntos se quedaron “cerca”. Cree que los últimos partidos demuestran que pueden plantarle cara a un Barça que todavía no ha perdido ningún partido en Liga. Granero apunta que su forma de jugar “es la única manera de que ellos no se impongan como en la mayoría de partidos. Es más mérito nuetsro que demérito de ellos”. Granero se mostró ambicioso y explicó que querían ganar porque sabe “lo que supone para nuestros aficionados. Lo hemos hecho todo y hemos estado cerca. Por eso es una pena”. Y aprovechó para lanzar un sutil dardo al Barça “Los empates no los celebramos. Ellos no sé. Solo celebramos las victorias. Es verdad que hemos hecho cosas, bien y que esto refuerza nuestra confianza, pero no podemos irnos contentos”.

Granero habló al final del partido con el árbitro para preguntarle por qué le sacó tarjeta amarilla. “Me da rabia, porque ya tenía cuatro”, aseguró el madrileño, que no estará el próximo domingo contra el Celta.