Diario La Grada | Domingo, 25 de febrero de 2018

19:39 h. QUIQUE SÁNCHEZ FLORES

“Un jugador no puede silenciar a una afición"

Además el míster ha ańadido “y menos a una como la nuestra. El Espanyol está muy por encima de esto”

04/02/2018

Feliz porque su equipo volvió a dar el callo y a plantarle cara al Barcelona, pero tal y como reconoció él mismo, con un poco de sabor amargo “porque nos hemos sentido muy cerca de la victoria y eso es muy importante”. Y es que no pudo evitar lamentar “haber encajado a balón parado en los minutos finales”. Un tanto en el que su protagonista volvió a provocar a la afición perica mandándola callar y de lo que Quique dijo que “un jugador no puede silenciar a una afición y menos una como la nuestra. El Espanyol está muy por encima de todo esto y sabrá estarlo en los próximos días”.

A un buen nivel
El preparador blanquiazul reconoció que “ha sido uno de los derbis más emocionantes, con mucha energía y fuerza”. Reconoció que han tenido partidos mejores, pero aseguró que “este es uno de los buenos, y más teniendo en cuenta la envergadura del rival”. Y acto seguido puso en valor haber logrado igualar fuerzas: “Hay que valorar el esfuerzo de un equipo capaz de reducir a un rival con tantas herramientas. Tiene mucho mérito igualarles en tantos partidos y durante tantos minutos”. Además, reconoció que “fue el partido prácticamente que nos habíamos imaginado, fue una mezcla de lo propuesto en los derbis anteriores, pero cambiando cosas”.
El míster, que definiendo en una palabra el juego de su equipo dijo “recio”, quiso recalcar que “se jugó un buen partido, competimos y estamos felices, porqué así, seguro que las cosas cambiarán en un futuro”. A lo que añadió que se queda con lo que tiene su equipo igual que la temporada pasada: “Van todos a una, se cometen pocos errores, están concentrados, la organización es buena... Son pequeños detalles que ayudan a sumar puntos”.


Quique reconoció que el estado del terreno de juego, por culpa de la lluvia, no era el más idóneo, pero que perjudicó a ambos equipos: “En el segundo tiempo nos quitó cuatro o cinco contraataques y a ellos desarrollar su juego. Nos ha perjudicado a todos y ha provocado que se viera otro tipo de partido más épico, que ya lo habría sido todavía más si hubiéramos conseguido el resultado que creo que merecimos”. Pese a ello, se congratuló de que pese “a haber salido con una apuesta de jugadores diferentes, menos físicos y con más capacidad para ir hacia adelante, hemos tenido presencia arriba y hemos sabido mover la defensa a diferentes alturas pero sin perder energía para que en el segundo tiempo no nos pasaran por encima. Llegamos bien a la fase final”.


De cara a lo que queda de curso, el técnico blanquiazul explicó que la temporada “no acaba ni empieza en el Barcelona”. “Somos optimistas y positivos, y sabemos que podemos hacerlo mejor. Esto no va a parar, los que tenemos que coger el ritmo somos nosotros y encontrar la regularidad que el grupo merece por esfuerzo y ganas”, finalizó.