Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 
 

ENTREVISTA COMPLETA A SERGIO SÁNCHEZ

"Todo lo que tengo jugando aquí es impagable"

El zaguero perico quería volver a jugar por unos colores que lleva en el corazón

Jordi Luengo Jordi Luengo
08/10/2017

 

El 22 de junio de 2009, Espanyol y Sevilla cerraban el traspaso de Sergio Sánchez, a pocas semanas de que se inaugurara el nuevo estadio perico. Tras 12 años en el club, el canterano se quedaba sin cumplir el sueño de poder jugar en ese campo. El próximo viernes, si el técnico lo considera oportuno, el de Mataró podría disputar su primer partido con la blanquiazul en Cornellà. Desde su marcha del club, Sergio ha vivido grandes cosas, pero también una situación muy complicada. Tuvo el valor de jugarse la vida en un quirófano por el fútbol y ganó ese partido, lo que le permitió seguir disfrutando de algo que ama. Poco a poco fue recuperando las sensaciones que había ofrecido en Montjuïc y llegó a disputar la Champions. En Málaga volvió a disfrutar del fútbol, después probó la experiencia del extranjero en Grecia y Rusia, y finalmente regresó al Espanyol. Quería volver a jugar por unos colores que lleva en el corazón, precisamente ese corazón que pudo cambiar su vida.

¿Qué sentiste al volver a jugar con el Espanyol tras ocho años?
Muchísima emoción. Era lo que quería y por lo que el club y yo peleamos este mercado de fichajes. Volver a competir con esta camiseta, sufrir por ella y por este escudo fue algo muy grande. Deseaba volver a jugar en un club en el que me identificara con sus valores y con su afición. Vengo para ganarme un sitio e intentar acabar mi carrera en la entidad que más siento.

¿Fue una papeleta debutar ante el Real Madrid?
No. El míster sabía mi situación. Marc salía de una lesión y apostó por mi experiencia. Era un campo difícil, ante un gran rival, pero los compañeros me lo hicieron muy fácil, apoyándome todo el rato. Quise tirar de experiencia. Era un partido para ser equipo y lo fuimos con las ayudas. Sé que tengo un déficit, que cada vez es menor, y estoy con la idea de alcanzar el mismo nivel físico de mis compañeros para poder competir en igualdad de condiciones, que es lo que quiero.

¿Esta semana de parón te ha de servir para alcanzar este nivel?
Es lo que me marqué desde que llegué. Y los mensajes que recibo del cuerpo técnico y de los fisios son que más que fijarme un tiempo, debo guiarme por las sensaciones. No por querer ir más rápido llegaré antes; si meto más carga de la que debería podría llegar una lesión. Creo que me están sabiendo llevar muy bien y calmar mis ansiedades para que alcance mi mejor nivel con el menor riesgo de lesión. Y esto es de agradecer.

En el Bernabéu te volvimos a ver de lateral. ¿Es en la demarcación que te actuarás?
No lo sé. Es verdad que de central es donde realmente me encuentro fuerte y donde más puedo rendir, pero vengo para aportar. En mi cabeza tengo claro que lo que quiero es sumar, y la posición es indiferente. Más allá de que sitio ocupe, mi objetivo es ayudar a conseguir los objetivos marcados. Disfruto del fútbol, de central lo he hecho mucho, pero si he de jugar de lateral lo daré todo como siempre he hecho. Y si me toca actuar de central disfrutaré porque es la posición donde he jugado casi siempre.

En tu última temporada en el Espanyol (33 partidos y 3 goles) la jugaste toda en el lateral…
Sí, ese año las lesiones me respetaron y pude disputar muchos partidos. Si ahora me toca volver a adaptarme a esta posición, tras jugar de central los últimos años, tendré que coger rápido los conceptos. Creo que si estoy bien, mis posibilidades de rendir a un buen nivel son muy altas.

Solo estás tu en la plantilla de ese último año en Montjuïc, pero ya has jugado con varios futbolistas de este equipo. ¿Con quién has coincidido?
Con Jurado en la selección desde la sub-15 hasta la sub-21, con Granero en el Castilla, Darder en el Málaga y con Dídac aquí en las categorías inferiores. A los demás les conozco de habernos enfrentado en la liga.

Estando en Málaga dijiste que a Granero te lo llevarías a cualquier equipo…
Sí, porque me parece un futbolista muy interesante. Aquí se está adaptando y tiene muchas ganas, el míster le exige ciertas cosas que ha de seguir introduciendo en su juego, pero sabiendo de su calidad no tengo duda que aportará lo que el técnico quiere y tendrá minutos. Con él coincidí en la 2006-07 y bajamos a Segunda B con el Castilla, en una de esas situaciones que son difíciles de entender en el fútbol, ya que en esa plantilla estaba Javi García, Rubén De la Red, Mata, Borja Valero, Negredo, Alberto Bueno… Mira donde estamos cada uno ahora.

¿Qué tiene Darder para haber cambiado tanto al equipo?
Más que cambiarlo, considero que se debe a que tenemos muchos ‘jugones’ como Sergio García, Jurado, Leo, Gerard, Piatti, Javi Fuego, Esteban… casi todos son peloteros. Y tener un jugador como Sergi, que les suministre buenos balones, favorece mucho más el funcionamiento del juego del equipo. Su llegada es un acierto porque es la pieza que está permitiendo que todos los demás entren más en contacto con el balón y se pueda desarrollar mejor todo el potencial ofensivo que tenemos.

Darder también ha regresado haciendo un esfuerzo. ¿Sergio Sánchez ha interpuesto los sentimientos al dinero para volver?
Sí. He renunciado a cobrar una gran parte de lo que ganaba en Rusia por estar aquí, pero me compensa. Tenemos un vestuario increíble, cada día me levanto contento por ir a entrenar con una plantilla en la que hay jugadores de una impresionante calidad humana y futbolística. Además, tenemos un técnico que sabe llevar muy bien el vestuario, que te da libertad, con el que puedes dialogar y disfrutar de tu profesión. Estoy en mi ciudad, tengo a mis padres aquí, mis amigos… Lo reúne todo y esto vale mucho más que ese porcentaje económico. Más que el dinero he valorado todo lo que tengo aquí, que para mí es impagable.

¿Con tu vuelta recupera el vestuario un toque flamenco?
(Risas) Seguro. Siempre va conmigo. En la primera cena ya me apretaban un poco, pero no se les puede dar todo de golpe, aunque sé que pronto me van a hacer cantar. Hay varios en el vestuario que les gusta, sobre todo José (Jurado), con quien tengo relación desde los 15 años, y siempre me acompaña.

Tu ya has jugado en Europa con esta camiseta y otras. ¿Sueñas con volver a hacerlo con la blanquiazul?
Claro, como todos. Y para esto estamos luchando en el día a día. Ahora vamos a campos donde antes no había opciones y ya las tenemos. Todo es un proceso y estamos en la línea. El club y el equipo, obviamente, queremos conseguirlo. Estamos en el inicio, pero creo que vamos bien y si seguimos así, sin duda, podemos llegar a soñar con ese objetivo.

Pero para que tu sueño se haga realidad debes seguir…
Evidentemente. Y lo voy a dar todo para que así sea. Lo primero de todo es coger el punto físico para estar a tope los 90 minutos. Sé que cuando alcance ese nivel va a ser difícil pararme porque siempre he sido así. Me encanta competir y sé que cuando esté bien seguro que voy a ayudar al equipo.

El viernes volvemos a jugar en casa. ¿Tienes ganas de estrenarte con la blanquiazul en Cornellà?
Imagínate. Poder volver a jugar ante mi gente y por primera vez hacerlo como jugador del Espanyol lo es todo. He estado 12 años en este club. Esta camiseta es la que me duele, la que he mamado, vivido desde pequeño y la que me sigue poniendo los pelos de punta. Me ilusiona mucho jugar en casa, pero de lo que de verdad tengo ganas es de ponerme bien físicamente, rendir en plenas condiciones para darlo todo. Sé que es cuestión de tiempo.

Durante esos años viste como se iba construyendo el RCDE Stadium, pero antes de la inauguración fichaste por el Sevilla. ¿Por qué dejaste el Espanyol?
Porque había problemas económicos en el club, necesitaban vender jugadores, llegó una oferta por mí y tuve que salir. Me fui triste porque era mi primer año de consolidación, empezaba a ser importante en la plantilla, estaba muy cómodo en el día a día, pero el Espanyol es lo primero. La oferta era buena para todos, al club le iba muy bien y tuve que salir.

Dejas el Espanyol y pronto vives el momento más difícil de tu vida. Una operación de corazón que el espanyolismo siguió muy atento con el recuerdo de lo sucedido con Dani Jarque. ¿Hay que ser muy valiente para jugarse la vida en una operación a corazón abierto para seguir jugando al fútbol?
Hoy en día, quizás, no lo haría. Con 23 años y sin tener nada más en las manos, al darme una posibilidad solo veía eso. Los riesgos eran tan importantes que si esto me hubiera sucedido ahora, hubiera dejado el fútbol. No me habría operado. Fui un valiente loco, como siempre dice mi madre, y salió bien. Quien no apuesta no gana y el fútbol es mi principal apuesta. Fue un momento muy duro, porque cuando empezaba a tirar para arriba, con todo lo que me había costado llegar, me dijeron que todo se acababa. No me quise quedar ahí. Buscamos soluciones junto al Sevilla, les estaré eternamente agradecido al club, presidente y servicio médico, y pudimos dar con los profesionales adecuados para hicieran posible que pudiera seguir jugando al fútbol.

*En la edición del lunes publicaremos la segunda parte en la que hablaremos de esa operación.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario La Grada

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Galerías de fotos
ESPANYOL-DEPORTIVO (4-1)
Encuesta del 12/10/2017

¿Qué portero ha de ser titular ahora que Diego López está totalmente recuperado de su lesión?

58.8%
41.2%