Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

Análisis de la campaña línea por línea (V)

Sin gol en la segunda línea de ataque

El Espanyol 2016-17 acusó la falta de pegada de los mediapuntas y extremos

Roger Macías Roger Macías
13/06/2018

 

Los mediapuntas y las bandas en líneas generales no rindieron a buen nivel en la temporada que ha finalizado. El equipo tuvo un grave problema goleador y en este sentido se echaron mucho de menos los tantos de los jugadores de la segunda línea ofensiva. Comparado con la campaña 2016-17, el descenso de rendimiento más preocupante fue el de Piatti. De Jurado y Granero se esperaba mucho más, no ya en la aportación goleadora, sino en las asistencias y en la creación de juego. Melendo apenas tuvo oportunidades hasta que llegó David Gallego, mientras que Hernán Pérez jugó poquísimo antes de irse cedido al Alavés.
De todos estos jugadores el que tuvo más minutos fue Piatti, a pesar de realizar una campaña decepcionante. Había dejado el listón muy alto con una temporada 2016-17 espectacular, la mejor de su carrera, con 10 goles y 10 asistencias. Incluso la UEFA le eligió en el mejor once del campeonato. Esta temporada, en cambio, solo aportó dos goles y tres asistencias.
También es cierto que Quique no tuvo ni mucho menos la misma confianza en el extremo. Solo fue titular 22 veces en liga (una con Gallego) y muchas veces fue sustituido con apenas una hora de partido. Solo jugó cuatro partidos ligueros enteros. Además, Piatti no empezó la temporada físicamente a tope y tuvo varios problemas físicos, pero el extremo no quiso excusarse en ello. “No me pongo colorado por decir que no hice una buena temporada”, reconoció.
Jurado también completó una campaña decepcionante. Su talento es indiscutible, pero su inconsistencia es desesperante. Tuvo momentos puntuales de brillantez, como ante el Celta o el Valencia en casa, pero muchos otros discretos o incluso flojos. Esa irregularidad hizo que solo jugara cuatro partidos enteros. Apenas dio tres asistencias, un bagaje muy pobre para un jugador que debe conectar el centro del campo con la delantera.
A Granero, un jugador de perfil similar, le costó ganarse la confianza de Quique, sucediéndole lo mismo que a Jurado un año antes. En liga no fue titular hasta le decimosexta jornada, pero fue ganando peso y disfrutó de muchos minutos al principio de la segunda vuelta. Aportó dos asistencias y logró un golazo de falta en el empate a uno contra el Villarreal en casa (su primer gol en la liga española en siete años), además de otro en Copa contra el Tenerife. Sin desentonar, no acabó de dar el paso al frente que se esperaba de un jugador de su calidad.
Melendo sufrió mucho a lo largo de la campaña dado que Quique apenas le dio minutos. Se reivindicó contra el Barça en Copa, logrando el gol del triunfo en la ida (1-0). Eso le permitió ser titular en el siguiente choque en liga contra el Sevillla, pero pronto Quique le relegó de nuevo al banquillo. Fue Gallego el que le liberó y le transmitió confianza y el ‘chico de Sant Adrià’ demostró en la parte final que tiene talento. Tanto él como Marc Roca pueden ser los primeros ‘fichajes’ para la próxima campaña. Hernán, por su parte, apenas jugó pero con Rubi podría ser otro ‘fichaje’. 

Última hora
Galerías de fotos
¡GRACIAS POR TODO, GERARD!
Encuesta del 15/06/2018

¿Qué le parece la venta de Marc Navarro?

23.1%
22.4%
54.5%