Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

CRÓNICA ESPANYOL-LEVANTE (1-1)

Queremos que se levanten

Un lamentable error de Roco propició el 0-1, lo que dio paso a minutos de zozobra, mientras que un tanto de Gerard Moreno tras un buen contragolpe perico equilibró el encuentro

Xavier Ensenyat
08/12/2015

 

Habría sido muy interesante escuchar la charla de Sergio González en el descanso. Tras una primera parte pésima, de las que el rival te torea, el técnico de l’Hospitalet tuvo que dar unos cuantos gritos a sus pupilos. Habría sido un enriquecedor ejercicio periodístico poner un micrófono en el vestuario (como se hace en los tiempos muertos de los partidos de baloncesto) para escuchar cómo les riñó y arengó para que espabilaran en el segundo acto. Y una cámara también habría sido estupenda para comprobar cómo todos “se miraron a los ojos”, expresión que utilizó hasta dos veces Sergio en la rueda de prensa posterior al choque.
Cuando el aficionado aún se estaba acomodando en sus asientos, hubo una pifia monumental. De las que se recuerdan durante mucho tiempo. Roco perdió un balón absurdo cuando era el último defensor y se disponía a ceder el balón a su portero. Se durmió en los laureles y Lerma le robó la cartera para encarar a Pau y batirle. Otro gol en los primeros minutos que obligaban a jugar a remolque.
El nervosismo pareció apoderarse de las filas locales. Víctor Álvarez, en una jugada a balón parado y a servicio de Asensio, falló estrepitosamente a puerta vacía cuando había roto perfectamente el fuera de juego. Mucho mejor fue la acción entre Hernán y Caicedo, con un buen centro del paraguayo y un cabezazo del ecuatoriano que rozó la madera.
Pero fue un espejismo. Al Espanyol le costaba salir de su letargo. Y es que el Levante, con el marcador a favor, no se encerraba ni se dedicaba a especular. Deyverson puso a prueba los reflejos de Pau con un disparo cruzado. El conjunto de Rubi llegaba con más facilidad que su adversario porque presionaba bien y robaba más balones. Incluso en la estrategia, cuando David Navarro cabeceó fuera un saque de esquina por muy poco.
Con este panorama, los silbidos fueron la tónica habitual en la primera parte. El farolillo rojo le estaba dando un ‘meneo’ en toda regla a un Espanyol sin respuesta.

Discurso y cambio
Tras la charla de Sergio, el Espanyol empezó con brío tras el descanso, con un Hernán incisivo y un Fuentes que se prodigaba en el centro desde la izquierda. El público así lo vio y premiaba el esfuerzo de sus jugadores, llevándolos en volandas. Y es que a la grada responde cuando sólo le dan un poco.
Pape Diop robó un balón en la zona de creación ‘granota’ y la cedió a Caicedo, que abrió a Víctor Sánchez para que éste pusiera el balón al segundo palo, donde Gerard Moreno (había salido por un apagado Asensio) puso la pierna con habilidad para empatar.
El partido parecía decantarse hacia el Espanyol, pero el Levante supo neutralizar esa superioridad con el paso de los minutos. Rubén García se encontró a un Pau bien colocado en un tiro cercano, pero forzado. Mucho más exigido estuvo el meta gerundense en un remate duro y cercano de su ‘paisano’ Xumetra. Y Diop interpuso su pierna de forma milagrosa para evitar un disparo de Casadesús cuando Pau parecía batido. La recta final fue un correcalles y cualquiera pudo ganar. Dentro de ocho días, tercera entrega de esta serie ‘animal’ entre pericos y granotas.

 

Última hora
Galerías de fotos
ESPANYOL-GETAFE (1-0)
Encuesta del 08/12/2017

¿Ha perdido la confianza en Quique Sánchez Flores?

61.5%
31%
7.5%