Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

Baptistao y Borja Iglesias marcaron los goles del triunfo en Tarragona

Preparados para el debut

El Espanyol firmó una gran primera parte a nivel ofensivo y se mostró sólido en defensa tras el descanso

Jose S. González
08/08/2018

 

Este Espanyol tiene buena pinta. Lejos queda ya el quiquenaccio del curso pasado, con el que parecía que el equipo no lograba sacar provecho de todo el potencial de sus futbolistas. Ahora, con Rubi, los pericos juegan a otra cosa y la afición lo agradece. También lo hacen los jugadores, a los que se ve más alegres sobre el campo. Prueba de ello es el encuentro que algunos miles de afortunados pudieron presenciar ayer en el Nou Estadi de Tarragona ante el Nàstic y que el Espanyol ganó 0-2 con tantos de Baptistao y Borja Iglesias.

Un partido que, como ya es sabido, no se pudo ver por televisión por desavenencias entre TVC y el propio Nàstic, pero del que seguro tomó buena nota la plana mayor de la dirección deportiva. Se trataba de la penúltima prueba de pretemporada y es hora de tomar decisiones de cara al tramo final del mercado en base a lo que se ve en los entrenamientos y, por supuesto, en los partidos. El rival también suponía subir un punto la exigencia tras la gira por Estados Unidos y el duelo contra un Burnley lleno de suplentes.

El once inicial perico ya dejó claras las intenciones de Rubi para este encuentro. Era un día para hacer las últimas pruebas a una semana y media del inicio de la Liga y a 25 días del cierre del mercado. Comenzó el partido un equipo que mezclaba a pesos pesados de la plantilla (Piatti, Baptistao o Diego López) con canteranos (saltaron al campo los tres que han subido del filial). 

El Nàstic quiso empezar el partido con fuerza y salió a sorprender al Espanyol. Buena parte de los primeros instantes del encuentro se jugaron en campo perico y, de hecho los tarraconenses lanzaron un primer aviso con un remate de Tete que atajó sin excesivos problemas Diego López. 

Fue una de las pocas ocasiones en la que los de José Antonio Gordillo tuvieron opciones reales de avanzarse en el marcador. La otra llegó en el 20', con el Espanyol ya lanzado al ataque, cuando Manu Barreiro aprovechó una jugada por banda derecha para recibir un centro dentro del área y rematar de cabeza. Diego López volvió a parar sin excesivas complicaciones. 

Pero antes de esa segunda jugada, en el 10', el Espanyol ya se había plantado un par de ocasiones ante la portería de Bernabé. La primera llegó a la salida de un córner con un primer remate de cabeza de Naldo que obligó a lucirse a Bernabé y un segundo de Duarte que tampoco pudo ver puerta. 

Esa jugada marcó el inicio de un dominio avasallador de los de Rubi, que salió muy contento tras ese periodo. Fue un buen partido para que el Espanyol lo intentara en ataque, con Pipa y Dídac subiendo por banda, Piatti cambiando de la izquierda a la derecha o Álvaro jugando como único delantero con Puado por detrás haciendo de escudero. El de Badalona y el 20 perico tuvieron una buena actuación en los primeros 45 minutos, bajando a pedir la pelota, buscando el espacio y probándolo ante Bernabé. De hecho, Álvaro tuvo una de las mejores ocasiones para inaugurar el marcador tras recibir un pase largo de Dídac y plantarse solo ante el guardameta grana. El cancerbero grana la tocó lo justo para desviar un balón que iba a gol. 

A medida que iba avanzando la primera parte, el dominio blanquiazul se hacía más evidente con un ataque coral en el que, salvo los dos centrales, participaban todos los jugadores. Baptistao y Álex López, ambos en dos ocasiones, lo probaron desde media distancia, pero les faltó puntería y algo más de potencia. El Espanyol merodeaba el gol y lo encontró a falta de cuatro minutos del descanso con una gran jugada colectiva que inició Marc Roca en el centro del campo y en la que participaron Puado y Piatti antes de que Baptistao la culminara dentro del área con un remate que se coló por la escuadra. Sin duda, la mano de Rubi ya se deja notar en este equipo.

Tras el descanso, llegaron los momentos de mayor sufrimiento para el Espanyol. Salvo por una primera ocasión de Álvaro desde el balcón del área (el 8 perico fue aplaudido al inicio del partido por su exafición), esos primeros compases fueron del Nàstic. Ahora le tocaba trabajar a la línea defensiva, con una pareja de centrales formada por Duarte y Naldo que cumplió con nota y a la que el propio Rubi destacó al término del encuentro. Muy seguros y casi sin errores. Aunque no fueron tan contundentes, tampoco se puede reprochar gran cosa a un Pipa que evitó más de una internada grana y a un Marc Roca que se multiplicó haciendo de pivote y que, salvo por una pérdida de balón peligrosa, estuvo impecable. El de ayer fue el segundo partido en el que el Espanyol dejó su portería a cero y el técnico de Vilassar se mostró satisfecho con la actuación realizada por su defensa. 

La novedad en la zaga llegó en el lateral zurdo, donde en los primeros minutos de esa segunda mitad Hermoso entró sustituyendo a Dídac con molestias. Ante la baja de Aarón, el madrileño puede ser una alternativa interesante, sobre todo en partidos que se pongan feos. Ayer, demostró que anda muy buen en defensa y quizá le faltó algo más de profundidad en ataque.

El partido se rompió con la expulsión de Fali tras un encontronazo con Víctor Sánchez, que vio la amarilla. Con uno más sobre el campo, el Espanyol volvió a coger las riendas del encuentro, pero esta vez le costaba más generar peligro. El carrusel de cambios y el paso de los minutos tampoco ayudaron a que el equipo mostrara el mismo espíritu ofensivo de la primera parte. Aún así, en el 74, Borja Iglesias apareció para superar en el uno contra uno al experico Isaac Becerra y hacer un 0-2 –todo hay que decirlo- no tan merecido como el primero. 

La penúltima prueba del verano dejó una primera parte brillante, con un equipo volcado al ataque, y una segunda donde ofensivamente la actuación fue más discreta, pero con una defensa que mostró una solidez convincente. Ahora toca esperar al encuentro del sábado ante el Borussia Mönchengladbach, un choque donde, según se intuyó en las palabras de Rubi tras el encuentro, es posible que se vea un once muy similar al que salga de inicio en el debut liguero en Balaídos.

Homenaje a Jarque 

El momento emotivo del amistoso de ayer llegó en el minuto 21 de partido. Por todos es sabido que el 8 de agosto no es un día cualquiera para el espanyolismo. El recuerdo de Dani Jarque, nueve años después de su muerte, sigue muy presente y, en una fecha tan señalada, el Nàstic también quiso rendir un pequeño homenaje al eterno capitán perico. Como si se tratara del RCDE Stadium, en el minuto 21, la imagen del 21 apareció en el videomarcador y todo el Nou Estadi, sin hacer diferencias entre blanquiazules y granas, rompió en un respetuoso aplauso. Un gesto que honra al club y la afición tarraconense.

Última hora
Galerías de fotos
OLOT-ESPANYOL (1-2)
Encuesta del 17/08/2018

¿Considera que con un entrenador de la casa y la apuesta por la cantera es suficiente para ilusionarse?

70.2%
29.8%