Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

a pesar de que el equipo perdió empaque al final

El 4-3-2-1 arroja luz tras una oscura semana

Mayor presencia en el centro del campo, más importancia para los laterales y la tripleta arriba

Carlos Fanlo @Fanlillo
17/12/2017

 

Se quitó el corsé Quique Sánchez Flores y sorprendió a propios y extraños poniendo en liza un 4-3-2-1 totalmente renovador. Y es que en el curso y medio que el técnico madrileño lleva en el Espanyol prácticamente no había innovado en el aspecto táctico, pasando del 4-2-3-1 al 4-4-2 y viceversa como movimiento más atrevido. Ante Las Palmas, por vez primera, se desató.


Y es que el equipo necesitaba algo diferente, un cambio que lo espabilara tras varias jornadas decepcionantes en las que la afición incluso ha pedido su cabeza. Tenía la necesidad el preparador de buscar una alternativa a lo realizado hasta el momento y la encontró con este nuevo dibujo, un sistema que funcionó a la perfección durante 81 minutos. La presión por la situación estuvo a punto de costarle el partido al Espanyol, que se quedó muy cerca de echar por tierra todo el trabajo efectuado anteriormente.
Pero lo cierto es que con este nuevo sistema el equipo se encontró cómodo y disputó uno de los mejores primeros tiempos de la era Quique. Quizás hace falta acabar de engranar las piezas, pero esta táctica promete. Un 4-3-2-1 que fácilmente pasa a ser un ofensivo 4-3-3, en el que los laterales tienen muchísima importancia en ataque y Gerard Moreno, Leo Baptistao y Sergio García tienen cierta libertad de movimientos para caer a banda y entrar al remate cuando los dueños de los flancos de la zaga se incorporan arriba. Aarón, que en ocasiones jugó por delante del lateral zurdo en su época como jugador del Espanyol B, se encuentra muy cómodo, pero a Víctor Sánchez no se le vio en su mejor faceta y quizás un futbolista con más llegada como Marc Navarro encajaría más en este nuevo dibujo.


El centro del campo
A nivel de plantilla, en la que no sobran los extremos y abundan los centrocampistas, el cambio de táctica fue un acierto. Hasta tres mediocentros pudieron actuar de inicio y, a pesar de ello, el equipo no perdió profundidad. La idea era ganar en posesión y toque; se dio un paso al frente en este aspecto, pero si realmente el entrenador blanquiazul apuesta por este sistema, debe seguir trabajándolo para mejorar. Se vieron muchas cosas positivas, pero un equipo mentalmente tocado como el actual Espanyol es frágil y no controla ciertas situaciones que le son contrarias. La revolución de Quique al fin ha llegado; veremos si tiene continuidad y en qué términos lo hace.

Última hora
Galerías de fotos
ESPANYOL-VILLARREAL (1-1)
Encuesta del 21/04/2018

¿Tras la destitución de Quique Sánchez Flores, irá al RCDE Stadium el próximo sábado frente a la UD Las Palmas?

81.4%
8.8%
9.8%