Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

El filial regresó a Segunda B por todo lo alto

Una temporada para no olvidar nunca

Campeón seis jornadas antes del final y logrando el ascenso a la primera, el filial ha brillado

Carlos Fanlo @fanlillo
05/06/2018

 

Ha sido una temporada sencillamente espectacular para el Espanyol B. El equipo, que el curso anterior descendió a Tercera División, ha regresado a la categoría de bronce del fútbol español por todo lo alto. Realizando un gran fútbol, haciendo disfrutar a los seguidores blanquiazules, campeonando seis jornadas antes de la conclusión de la liga y logrando el objetivo del ascenso en la primera oportunidad que dispuso, el conjunto dirigido por David Gallego ha sido el máximo goleador del grupo catalán de la categoría con 74 dianas y el segundo que menos tantos ha recibido, 25, empatado con la Pobla Mafumet y encajando solo uno más que el San Andreu.
En el liderato desde la jornada cinco, el filial se aseguró su participación en el 'play-off' de ascenso a falta de nueve jornadas para la conclusión del campeonato regular y fue el campeón más precoz de la historia, al hacerse con el título liguero tras 32 jornadas.

Un equipo superior
Después de una pretemporada que estuvo marcada por la falta de sus mejores jugadores, los cuales se encontraban en la preparación del primer equipo, y por la participación en una Copa Catalunya de la que el filial fue apeado en tercera ronda por el Llagostera en la tanda de penaltis, el Espanyol B comenzó su andadura en la nueva categoría. Lo hizo con un sorprendente empate sin goles en Castelldefels; la bienvenida a Tercera fue dura y daba una ligera idea a los blanquiazules de lo que les esperaría a lo largo del curso. Porque, a pesar de su superioridad, los jugadores del segundo equipo de la entidad se han tenido que emplear a fondo.
Pero la cosa comenzó a mejorar en el primer encuentro en la Dani Jarque, en el que se ganó con claridad al Ascó (3-0). A partir de ahí, el equipo logró ocho victorias consecutivas que lo elevaron a un liderato del que ya no se movería y, tras un empate a dos goles ante el Terrassa en casa, encadenó seis victorias seguidas más que le permitieron marcharse en solitario en el liderato, sacándole al segundo clasificado, L’Hospitalet, 12 puntos.
La superioridad del equipo era muy clara. Podía llevarse los encuentros por más o menos renta, pero siempre dominaba los partidos y se llevaba con claridad la posesión. Los resultados llegaban y la diferencia con el segundo clasificado llegó a ser de hasta 24 puntos.

Incómodos ante filiales
El equipo se convirtió en campeón de invierno a falta de tres jornadas para finalizar la primera vuelta. Pero hubo encuentros que le costó más de la cuenta sacar adelante, especialmente que le enfrentó a los dos filiales del grupo, Reus B y Pobla Mafumet. En ambos partidos, los espanyolistas se marcharon al descanso perdiendo por la mínima, y en las dos ocasiones el equipo volteó el marcador en los minutos finales para llevarse el triunfo (1-2). Han sido los dos rivales ante los que más incómodo se ha sentido el equipo este curso, quizás por la forma de jugar de los conjuntos tarraconenses, tan diferente a la de los demás equipos. También costó en el feudo del Santboià, donde el equipo se quedó a cero y acabó cediendo un empate a nada, finalizando con una racha de 15 partidos viendo puerta.

Les pudo la presión
El equipo pudo lograr su primer objetivo, el de proclamarse campeón, en el feudo del Europa, pero le pudo la presión y cedió su primera derrota del curso. 31 jornadas después, el Espanyol B perdía su primer partido de la temporada (1-0) el día menos indicado.
Pero que los pericos se hicieran con el título era cuestión de tiempo, y lo lograron la siguiente jornada ante el Prat. Un punto era suficiente y el equipo empató a un gol con los 'potablava', dando lugar a la primera celebración de la campaña.

Faltó contundencia
Una vez conseguido el campeonato, el filial perico inició su preparación para el 'play-off'. Fueron seis partidos en los que se trató de mejorar los aspectos en los que el equipo andaba más cojo. Uno de ellos, y el que más preocupaba al cuerpo técnico, era la contundencia en ambas áreas: el filial llegaba mucho y le costaba marcar, mientras que le generaban pocas oportunidades y le anotaban con facilidad. En las últimas semanas ligueras se incidió en ello y el equipo solucionó estas carencias.

Una gran fiesta
Llegó el 'play-off' y tocó el Compostela, con la ida en Santiago. Ahí el equipo pecó de falta de profundidad, pero estuvo muy serio en defensa. Se guardó los goles para la vuelta, donde anotó tres dianas en 25 minutos y acabó llevándose el partido (4-2) y con ello la eliminatoria. Fue un broche de oro para un equipo que ha ganado 28 de los 40 encuentros jugados esta temporada y que únicamente ha perdido en dos ocasiones. Una temporada para la historia de un equipo con mucha hambre que vuelve a Segunda B con ganas de comerse el mundo. 

Última hora
Galerías de fotos
OLOT-ESPANYOL (1-2)
Encuesta del 10/08/2018

¿Ve al equipo preparado para el inicio de temporada?

40.6%
4.1%
55.3%