Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

CONTRACRÓNICA

Probar de tu propia medicina no mola

Estaba escrito que la noche iba a desembocar en lo que finalmente sucedió, pero es que el Atleti...

Imanol Echegaray
23/12/2017

 

CONTRACRÓNICA. Podía imaginarme el partido que iba a presenciar. Nada más tenía que mirar a mi alrededor. Cena en casa, la familia alrededor y una botella de ginebra presidiendo la mesa. En la televisión, el Atlético de Madrid medía sus aspiraciones reales al título. Jugándose un Real Madrid - Barcelona horas después, había que ganar sí o sí. No cabía otra posibilidad. Además, un año llevaban sin perder fuera de casa y un partido restaba para que Diego Costa y Vitolo se vistiesen de rojiblanco. Así que el Atleti decidió que tocaba perder. Así funciona este club. 

Empecé abriéndome una cerveza mientras comía el batiburrillo que había encima de la mesa. Unas croquetas, unos calamares y un poco de tortilla. Digamos que he tenido noches peores en mi vida. Entre el picoteo, Leo Baptistao fallaba una ocasión clamorosa. “Por cosas así no está en el Atleti”, pensé en alto. Luego llegaría la ocasión de Kevin Gameiro para callarme la boca. Lo más interesante del partido fue conocer el dato de que Fernando Torres superaba en partidos de Liga a Luis Aragonés. Eso, y ver como Antoine Griezmann se tiraba al suelo en vez de chutar en un mano a mano clarísimo. Esas cosas no me gustan y nunca serán representativas del Atleti. Eso a hacerlo a otro lado.

Llegaba el descanso con 0-0. Ha habido pronósticos más difíciles de adivinar. Este no era uno, pues el Atleti lleva toda la temporada deleitándonos con algo así. Tras el descanso, cambié la cebada por la ginebra. Mi ánimo mejoró, pero no el partido. Simeone sigue empeñado en hacer cosas extrañas, que se le perdonan por ser Simeone, pero que no dejan de ser extrañas. Thomas jugó de más, Augusto jugó de menos y Carrasco no jugó (que me lo expliquen). Entre una copa y otra, dio tiempo a que anulasen un tremendo gol a Godín. No entiendo porqué el Cholo insiste en que el uruguayo suba al ataque si le van a pitar falta siempre. Era falta, por cierto. Pero me da igual. Después llegaba Gameiro, que tiene el mejor ratio de goles/minuto del equipo, pero seguramente será el que más ocasiones claras falle. No tengo cómo demostrarlo pero voy a jugármela. 

Me echaba la última copa, tratando de tenerla llena para que llegase el gol de siempre. Ese 0-1 que valía tres puntos, acercaba al Atleti al líder y volvía a poner de los nervios a esos odiadores naturales. 0-1 jugando horrible y a otra cosa. Pero no llegó. Lo que llegó fue lo contrario. Metió Sergio García lo que no metieron Baptistao ni Gameiro y se acabó el partido. Simeone se sentó y ahí entendí que lo de rascar algo de Cornellá había muerto. Es tan del Atleti perder un partido así, que probablemente el Real Madrid gane bien al Barça y nos acordemos de este partido. Porque probar de tu propia medicina no mola nada, amigos. Pero qué queréis que os diga... Firmaba en agosto estar en esta misma situación en Liga. Visto lo visto, podría ser peor... ¡Feliz Navidad!

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario La Grada Atlético

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Encuesta del 19/04/2018

¿Cómo calificarías la temporada del Atleti a apenas un mes del final?

83.3%
13.6%
3%