Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

El orgullo no se compra

El tétrico partido del PSG, falto de amor propio, choca con algo que tenemos en casa y no valoramos

Imanol Echegaray
07/03/2018

 

Tras el partido de vuelta entre el PSG y el Real Madrid se me pasaron muchas cosas por la cabeza. La primera me hacía mucha gracia. Decían que el equipo blanco había demostrado que en el fútbol no todo es dinero. "Para que aprendan", titulaba Marca. No te queda más remedio que reírte, claro. Porque, como todos sabemos, el Real Madrid es un equipo basado en la cantera y en jugadores amateur. No se han gastado dinero en los últimos diez años...

Lo segundo, algo que era un hecho. Ya en diciembre dije que el PSG tenía cero opciones de clasificarse contra el equipo español. No era el típico comentario que quería que se revirtiese (bueno, a ver...), era algo que pensaba realmente. Por muy mal que estén los de Zidane en Liga, o en Copa o entrenando, la Liga de Campeones tiene algo con ellos que no hay forma de explicarlo. En resumidas cuentas, el Real y la Champions son lo opuesto al PSG y la Champions.

Pero lo tercero, y es lo que atañe al Atlético de Madrid, fue el poco amor propio de los jugadores del equipo parisino. Muy, pero que muy lejos del orgullo y la fuerza de parte de su afición, que sí creyó en que aquello era posible. Pocas veces va a tener el Real Madrid un partido de vuelta en Champions tan plácido como el que tuvo este martes. Ganó 1-2, pero pudieron ser 1-5. Y esto me lleva a la vuelta se semifinales de Champions de la pasada temporada, en el Vicente Calderón.

El Atleti perdió 3-0 en el Santiago Bernabéu. No tenía un gol en casa ajena al que agarrarse, ni tuvo tres semanas para preparar una hipotética remontada a conciencia. Fue de una semana para otra. Y ese Atleti tiró de orgullo, de rabia, de amor propio y, perdón, de cojones. Nunca imaginó el Real Madrid, tras ir al partido de vuelta con 3-0, que en el minuto 20 de la primera parte iba a estar tan nervioso, y a un gol de echar por tierra toda la ventaja que tenía de la ida. Los de rojo y blanco volaban. Estaban en todas partes. No eran once, eran veinte. Eso conectó a una grada que ya venía bien servida de casa. Todos recordaréis aquel partido. Lo más mágico que el que escribe estas líneas ha vivido nunca en el Vicente Calderón.

Finalmente, una genialidad de Benzema acabó con las esperanzas atléticas. Pero aquellos jugadores salieron en la segunda parte a dejarse todo. Si no para remontar, sí para ganar aquel partido. Se vaciaron sabiendo que no iba a servir para nada. Siguieron corriendo y metiendo la pierna bajo un aguacero sin precedentes. Terminaron el partido extasiados, pero abrazados por una afición entregada a su causa. Fue la demostración de orgullo que no tuvo el PSG. Porque se podrán comprar mil cromos y gastarse los millones de euros que quieran en los mejores jugadores del mundo. Pero nunca tendrán una plantilla tan unida a un cuerpo técnico y una afición como la que tiene el Atleti. Eso, amigos, con dinero no se compra. Y tenemos que agradecer, aún a día de hoy, que al menos en eso sí somos ricos. Muy, pero que muy ricos. 

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario La Grada Atlético

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Última hora
Encuesta del 17/05/2018

¿A quién le darías el MVP de la temporada colchonera?

84.2%
13.2%
2.6%