OPINIÓN

OPINIÓN: El que no llora, no mama

Marcelino se ha caracterizado por un curioso comportamiento en rueda de prensa

Marcelino quejándose
EFE

Imanol Echegaray

Marcelino no es nuevo. Ni para España, ni para los aficionados del Atlético de Madrid. Por todos es sabido que es un entrenador de primer nivel, tácticamente muy rico y que hace a todos sus equipos mejores. Pero también es sabido lo propenso que es a los 'lloros' en rueda de prensa, a la presión que genera en los entornos arbitrales y a sus 'darditos' envenenados. En eso, es contrapuesto a Simeone. En el argentino no son habituales las salidas de tono. Ni cuando los árbitros perjudican ni cuando perjudican mucho. Si bien ha solido mostrarse irónico en según qué momentos, no se le podrá achacar ataque alguno.

¿Por qué cuento todo esto? Porque el Atleti - Valencia tiene un caldo de cultivo precioso. En el Wanda Metropolitano están hastiados con los arbitrajes al Atlético. Ni merece la pena mentar que es el único equipo de la Liga sin penaltis ni expulsiones a favor. Pero episodios como el gol anulado a Diego Costa en Copa del Rey aún escuecen en las gradas. Lo verdaderamente frustrante es la inquina del del silbato a la hora de repartir "justicia". Faltas que no son, córners al limbo, cargar de amarillas a la plantilla. Se han llegado a celebrar tarjetas al contrario casi como goles. Eso es que algo falla.

Al otro lado, Marcelino se ha encargado de recordar lo que está pagando el Valencia el gol no concedido al Barça cuando visitó Mestalla. Se sienten profundamente desfavorecidos desde entonces. El último episodio, la salvaje entrada de Sergi Roberto que no le valió para irse antes a la ducha. Siempre, desde que el que escribe estas líneas tiene memoria, Marcelino se ha encargado de lamentarse por el colectivo arbitral antes de enfrentarse al Atlético de Madrid. El que no llora no mama, dicen. En eso deberíamos aprender un poquito.

Outbrain